4 nuevos argumentos a favor de la Resurrección de Jesús

Por Brian G. Chilton

Durante casi diez años, he tenido el honor de ofrecerles razones para creer en la resurrección de Jesús. Ahora me encuentro al final de una licenciatura en estudios teológicos y apologéticos. Para algunos, la educación avanzada tiende a hacer que uno dude de su posición con el tiempo. Sin embargo, ese no ha sido el caso para mí y la resurrección de Jesús. 

En los últimos años, he encontrado cinco nuevas razones de peso para creer que la resurrección de Jesús fue un acontecimiento histórico legítimo. Estos cinco argumentos pueden o no ser nuevos para el lector, pero se volvieron nuevos para mí a través de mi investigación y son más nuevos que algunos de los argumentos anteriores dados sobre la resurrección en artículos anteriores. Sin más preámbulos, considere los siguientes cinco nuevos argumentos a favor de la resurrección de Jesús.

La naturaleza inesperada de la resurrección

El primer argumento es una de las mejores pruebas de la resurrección que nunca había considerado. He aquí, que nadie en la época de Jesús esperaba que el Mesías se levantara de entre los muertos. En el Evangelio de Mateo, los líderes judíos argumentan que los discípulos robaron el cuerpo de Jesús (Mateo 28:11-15). De todas las teorías alternativas sobre la resurrección, ésta es por mucho la más convincente. Independientemente de que se sostenga que los discípulos robaron el cuerpo de Jesús, que inventaron la historia o que fingieron la muerte de Jesús, hay un aspecto que los escépticos no tienen en cuenta. Nadie en el primer siglo anticipó la inminente resurrección de Jesús. Esto es evidente en el encuentro de Jesús con Marta en la tumba de Lázaro. Recordemos que cuando Jesús le preguntó a María si creía que Lázaro se levantaría de entre los muertos, ella respondió: “Yo sé que resucitará en la resurrección, en el día final” (Jn. 11:24 LBLA). La respuesta de Marta representaba la posición típica de los fariseos y los esenios. Josefo señala que la gran mayoría de la población del Israel del siglo I era farisea.

N.T. Wright aporta dos razones por las que la resurrección fue inesperada en el siglo I. Por un lado, los creyentes que vivían en los tiempos del judaísmo del Segundo Templo preveían que la resurrección traería consigo la “restauración de Israel… [y] la nueva vida encarnada de todo el pueblo de YHWH”. Por otro lado, nadie en la época relacionaba al Mesías con la resurrección. El concepto de que el Mesías resucitara al tercer día, aunque pudiera estar reflejado en los textos del AT hasta cierto punto, no era en absoluto esperado por los creyentes de esta época. Por lo tanto, la falta de previsión de una resurrección supone un golpe fatal para cualquier teoría que proyecte a los primeros cristianos como aquellos que planificaron tal experiencia. ¿Por qué fingir algo que no creían que fuera a suceder en primer lugar?

Múltiples fuentes independientes

Cuando se trata de cualquier acontecimiento de la historia, es importante contar con la atestación de múltiples fuentes. Cuantos más ojos se tengan sobre un acontecimiento, más precisa será la verdad que se pueda preservar. Cuando se trata de la resurrección, tenemos múltiples fuentes que apuntan a que la resurrección de Jesús es un hecho histórico. Primero, tenemos las cuatro fuentes independientes que se encuentran en los Evangelios. Mateo, Marcos, Lucas y Juan proporcionan relatos únicos de las apariciones de Jesús en la resurrección. Mateo relata el encuentro de Jesús con los discípulos en Galilea después de la resurrección. Marcos informa sobre las mujeres en la tumba y su misterioso encuentro con los ángeles en la tumba. Lucas proporciona múltiples relatos que no se conservan en los otros Evangelios, incluido el encuentro de los dos discípulos con Jesús en el camino de Emaús (Lc. 24:13-35). Juan ofrece múltiples relatos que no se incluyen en los otros Evangelios, como el encuentro de Tomás con Jesús (Jn. 20:24-29), el encuentro de Jesús con los discípulos en el Mar de Galilea, la reincorporación de Pedro por Jesús (Jn. 21:15-19) y la pregunta de Pedro a Jesús sobre el ministerio de Juan (Jn. 21:20-23).

Además de los Evangelios, una quinta fuente se encuentra en el credo primitivo de 1 Corintios 15:3-9. El credo primitivo proporciona información adicional sobre las apariciones de Jesús en la resurrección. Habla del encuentro de Pedro con Jesús resucitado (1 Cor. 15:5), del encuentro entre Jesús y Santiago (1 Cor. 15:7) y de su aparición ante más de 500 personas (1 Cor. 15:6). Una sexta fuente se encuentra en los resúmenes de los sermones de Pedro en el libro de los Hechos (Hechos 2:14-41 y 3:12-26). Una séptima fuente se encuentra en el resumen del sermón de Esteban (especialmente en Hechos 7:52 y 7:59-60). Por último, una octava fuente se encuentra en los resúmenes de los sermones de Pablo. En el primer resumen del sermón de Pablo, éste habla incluso de la tumba vacía de Jesús (Hechos 13:29). Max Wilcox ha encontrado de forma convincente numerosos semitismos en los resúmenes de los sermones de Hechos 1-15 que en gran medida no se encuentran en el resto del libro. Por lo que los sermones de estos capítulos proceden de resúmenes anteriores que son anteriores a la composición del libro de los Hechos. Dado que una buena estimación de la datación de los Hechos es de mediados de los años 60, se puede decir que estos resúmenes son muy anteriores. El hecho de que hablen de la resurrección de Jesús proporciona una razón más para adoptarla como un evento genuino de la historia.

Testimonio extremadamente temprano

El estudio de los credos tempranos del NT está cobrando fuerza. Aunque pueda afirmar lo contrario, el erudito del NT y autoproclamado ateo-agnóstico Bart Ehrman escribió que Pablo recibió los credos (por ejemplo, 1 Cor. 15:3-9) mientras estaba en Jerusalén en el año 35 o 36 d.C. Continúa diciendo que “las tradiciones que [Pablo] heredó, por supuesto, eran más antiguas que eso y por lo tanto deben datar de un par de años más o menos después de la muerte de Jesús”. Dado que los primeros credos afirman sin reservas la resurrección corporal literal de Jesús, esto proporciona una evidencia firme de que los primeros discípulos creían que Jesús había resucitado de entre los muertos. El resumen del sermón de Pablo también afirmaba la creencia de que la tumba de Jesús estaba vacía, como se señaló anteriormente. En el caso de muchos, si no la mayoría, de los primeros credos, estamos hablando de que circularon entre unos meses y unos años después de la crucifixión de Jesús. Los credos que se encuentran en las epístolas paulinas surgieron de la información que Pablo obtuvo de su interacción con la Iglesia de Jerusalén un par de años después de su conversión (Gal. 1:18). Pasó dos semanas con Pedro y Santiago aprendiendo sobre las enseñanzas y doctrinas de Cristo. Como señala C. H. Dodd, “podemos suponer que no se pasaron todo el tiempo hablando del clima”. Así pues, la proclamación de que Jesús había resucitado de entre los muertos llegó muy pronto desde el lugar donde Jesús había sido crucificado. Los detalles de los resúmenes de los primeros sermones de los Hechos y los credos de las epístolas de Pablo constituyen un argumento completo y convincente de la predicación temprana de la resurrección. Cuando se combina con el primer argumento, es difícil encontrar otra explicación fuera del hecho de que Jesús resucitó literalmente de entre los muertos.

La única cristología escatológica primitiva

Por último, se ha observado que la cristología más antigua es la más elevada cristología. Además, las primeras tradiciones de Jesús respaldan la idea de que Jesús habló de una figura escatológica que introduciría el reino de Dios. Esta figura escatológica se conoce como el Hijo del Hombre. Podría decirse que el Hijo del Hombre constituye el núcleo cristológico de Q – un Evangelio teórico que precede a los Evangelios canónicos. Parte de esta tradición primitiva incluye el comentario de Jesús de que, al igual que “Jonás estuvo en el vientre del gran pez tres días y tres noches, el Hijo del Hombre estará en el corazón de la tierra tres días y tres noches” (Mateo 12:40). La figura del Hijo del Hombre se encuentra casi exclusivamente en las enseñanzas de Jesús. Por lo tanto, esta fue una enseñanza única de Jesús. La figura del Hijo del Hombre no sólo se relaciona con que Jesús es el regente de Dios que trae el reino de Dios a la tierra, sino que también habla de su glorificación, que se relaciona con su resurrección. Por lo tanto, la predicación de Jesús sobre la resurrección fue recordada y preservada por los primeros discípulos debido al cumplimiento literal de Jesús de esta promesa única e inesperada.

Conclusión

Algunos de estos argumentos pueden ser nuevos para usted y otros no. Algunos de estos aspectos se desarrollarán más en mi disertación pendiente. No obstante, la naturaleza única e inesperada de la resurrección, la predicación temprana de la resurrección, las múltiples fuentes y la identificación escatológica temprana de Jesús con la resurrección hablan con fuerza de la probabilidad de que Jesús resucitó literalmente de entre los muertos el primer domingo de Pascua. Mi esperanza es que estos argumentos a favor de la resurrección de Jesús, además de los argumentos clásicos, fortalezcan su fe y le ofrezcan la esperanza de que hay una vida más allá de esta mera existencia mortal.

Recursos recomendados en Español: 

Robándole a Dios (tapa blanda), (Guía de estudio para el profesor) y (Guía de estudio del estudiante) por el Dr. Frank Turek

Por qué no tengo suficiente fe para ser un ateo (serie de DVD completa), (Manual de trabajo del profesor) y (Manual del estudiante) del Dr. Frank Turek  

_____________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Brian G. Chilton es el fundador de BellatorChristi.com y es el anfitrión de The Bellator Christi Podcast. Recibió su Maestría en Divinidades en Teología de la Universidad Liberty (con alta distinción); su Licenciatura en Ciencias en Estudios Religiosos y Filosofía de la Universidad Gardner-Webb (con honores); y recibió la certificación en Apologética Cristiana de la Universidad Biola. Actualmente, Brian está inscrito en el programa de doctorado en Teología y Apologética de la Universidad Liberty. Brian ha estado en el ministerio por más de 15 años y sirve como pastor en el noroeste de Carolina del Norte.

Fuente Original del blog: https://bit.ly/3wRX4fh

Traducido por Jennifer Chavez 

Editado por Monica Pirateque 

The post 4 nuevos argumentos a favor de la Resurrección de Jesús appeared first on Cross Examined.

Read More

Cross Examined